Ricos en ácidos grasos, los frutos secos son una de las mejores fuentes de energía que podemos consumir.
Contrariamente a lo que la gente piensa, los frutos secos no engordan, dentro de una alimentación saludable se entiende.
Consumir nueces, avellanas o almendras por poner un ejemplo, nos dará un aporte en ácidos grasos de calidad.
Mejoraremos los niveles de colesterol y mejorará nuestra calidad de vida.
Ideales para tomar después de realizar cualquier actividad física intensa.
Su efecto saciante hace que una pequeña cantidad de los mismos sea suficiente para llegar bien a la comida o la cena.
Energía concentrada en un pequeño fruto.

Mostrando 1–16 de 178 resultados